singluten¿Por qué SIN GLUTEN?

 

Tras el nacimiento de mi primera hija, y meses de malestar, me diagnosticaron que era Celiaca y, cuando entendí que significaba aquello y lo que implicaba, el mundo se me vino encima.

¡Con lo que me gustaba comer!

 

Pero mi amor por la cocina, tanto dulce como salada y mi visión optimista de cualquier situación, han hecho que, conociendo el problema y con los recursos existentes, pueda tener todas las posibilidades culinarias que el resto de vosotros.

 

 

 

 

singlutenadmiLa Celiaquía y la Administración.

 

Una vez en la zona de productos especiales de un gran almacén, vi como una madre y un hijo celiaco de unos 3 años, elegían un paquete de galletas sin gluten. El eligió el que realmente quería, y la madre le respondió que ese paquete traía pocas galletas y era demasiado caro, cosa que era cierta, y que se debía conformar con el otro. El hijo respondió, lo que yo Celiaca y adulta hubiera respondido ante la misma situación, “entonces prefiero no comer galletas”.

Si la madre las hubiera probado, al igual que yo y que aquel pequeño, ni siquiera se lo habría planteado. Las madres en general deberíamos probar antes lo que vamos a hacer comer a nuestros hijos. Yo desde entonces lo hago siempre, y todo aquello que no puedo probar porque tiene gluten, pido que lo pruebe “la aspiradora” o sea, mi marido, que el pobre se come todo lo que los niños van dejando que tiene gluten.

Desgraciadamente la administración cubre cosas que a veces nos escandalizan a todos, porque no a todos nos parece que lo que cubra sea una enfermedad, y sin embargo, a los celiacos, que seríamos enfermos si comiésemos gluten, no nos cubre la forma de evitar nuestra enfermedad, y ni siquiera regula el precio de lo que os regula al resto, el pan, la harina, la pasta, las galletas. Por lo que los hijos Celiacos de padres españoles con poder adquisitivo, comerán de todo, y los Celiacos que sus padres españoles no puedan, tendrán, bien una alimentación escasa, o serán ENFERMOS Celiacos, con los problemas y los gastos que ello supondrá en un futuro a la administración y, por consiguiente, a todos nosotros.

Un paquete de pan de molde normal está en torno a los 0,75 céntimos.

Un paquete de pan de molde comible sin gluten, en torno a los 5 €.

Y lo mismo con la pasta, la harina o las galletas.

Está claro que queremos pertenecer a Europa, pero cuanto nos falta …..

 

El nuevo informe de precios de alimentos sin gluten 2012 de FACE concluye indicando que una persona celíaca debe gastar un 259’73% más en la cesta de la compra en comparación con quienes no sufren la intolerancia al gluten.

Si queréis ampliar información sobre este tema os dejo un enlace al Informe de Precios sobre Productos Sin Gluten 2012 elaborado por FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España).

La página web de FACE es http://www.celiacos.org/ donde podréis informaros ampliamente sobre esta intolerancia alimenticia.